Financiamiento estatal chino en Latinoamérica, en el nivel más bajo desde 2012 (FRANCE 24)

PALABRAS CLAVE: XI JINPING - EXIMBANK CHINA - FINANCIAMIENTO CHINO  BANCOS COMERCIALES CHINOS - BANCOS DE POLÍTICA - VENEZUELA 

MARÍA CAMILA HERNÁNDEZ. (FRANCE 24): 2018-04-20:

La fuerte disminución en el 2017 se debe a que los bancos estatales chinos se abstuvieron de hacer préstamos a Venezuela, de lejos el mayor receptor de financiamiento del gigante asiático en la región desde el 2005

Con tan solo 9.000 millones de dólares en préstamos durante el 2017, el financiamiento estatal chino en Latinoamérica y el Caribe llegó a su nivel más bajo de los últimos 5 años. Según el informe del programa América Latina y el mundo del Diálogo Interamericano y la Iniciativa de Gobernanza Económica Global (GEGI), la principal razón de esta reducción es que los dos bancos estatales chinos, China Development Bank (CDB) y Eximbank se abstuvieron de realizar préstamos a Venezuela.

Con Venezuela en ceros, la disminución en el monto de los préstamos a la región es considerable. De acuerdo con la base de datos financiera China-Latinoamérica de Diálogo Interamericano, entre el 2005 y el 2017 Venezuela fue, de lejos, el mayor receptor de financiamiento estatal chino, con un total de 17 préstamos por valor de 62.200 millones de dólares.

En segundo lugar se encuentra Brasil, que recibió 12 préstamos por 42.100 millones de dólares; le sigue Argentina con 11 préstamos por valor de 18.200 millones y Ecuador con 13 préstamos por 17.400 millones de dólares. El siguiente país receptor de préstamos chinos es Bolivia, que recibió 10 préstamos por un valor mucho menor, 3.500 millones de dólares.

El informe estudia exclusivamente el financiamiento otorgado por los bancos estatales chinos, conocidos como ‘policy banks’ y recibido por estados o empresas estatales en países de Latinoamérica.

Según le dijo a France 24 Margaret Myers, directora del programa América Latina y el mundo y coautora del informe, la disminución de préstamos a Venezuela se comenzó a ver desde el 2016, cuando recibió tan solo 2.200 millones de dólares, casi 3.000 millones menos que en el 2015. Otro cambio importante, explicó Myers, es que “el préstamo del 2016 estuvo condicionado a aumentar y mejorar la producción en el sector petrolero. Antes no había condiciones”.

De acuerdo con el informe, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, le manifestó a su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, en una reunión celebrada en septiembre de 2017, su preocupación por la seguridad de los ciudadanos y la propiedad china en Venezuela, aunque dejó claro su compromiso en la relación y cooperación con el país sudamericano.

Aun con la reducción registrada en el 2017, el CDB y el Eximbank son los mayores prestamistas de la región, con más de 150.000 millones de dólares en financiamiento desde el 2005. Según el estudio, esta cifra supera lo que prestaron entidades como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Andina de Fomento.

Financiamiento chino se diversifica, pero no se acaba

La disminución en el financiamiento estatal chino en Latinoamérica también se debe a que ahora hay más bancos comerciales que han ampliado su presencia y servicios en la región.  Myers explica que los bancos comerciales chinos (Bank of China, Industrial and Commercial Bank of China, China Construction Bank, Agricultural Bank of China y China Communications Bank) ofrecen préstamos a empresas, principalmente chinas, que quieren invertir en Latinoamérica.
“Técnicamente son privados, pero en realidad son manejados y regulados por el estado y también siguen la política china”, aclara Myers.

Otras fuentes de financiamiento que han adquirido mayor relevancia en los últimos años son los fondos regionales, como el China-LAC Cooperation Fund. Según el sitio web del fondo, este consta de dos partes: la primera tiene una contribución de 2.000 millones de dólares de China, “ejecutados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Latinoamérica, en áreas como la educación, la conservación del agua, energía, etc.” La segunda parte funciona como un fondo de capital privado (private equity) y es operado por el Eximbank con un aporte de instituciones chinas de 3.000 millones de dólares.

Según Myers, el financiamiento por parte de ‘policy banks’ chinos podría volver a aumentar en la región si se aprueban proyectos integrados a la iniciativa china la Franja y la Ruta, que busca resucitar la antigua Ruta de la Seda. Si bien Latinoamérica no hace parte de este mega proyecto de manera formal, ya hay obras en estudio que estarían integradas a la Franja y la Ruta.

Tal es el caso del proyecto Panamá-David, una vía ferroviaria de 450 kilómetros que uniría a Ciudad de Panamá con la provincia de Chiriquí, ubicada en el oeste del país y en la frontera con Costa Rica.

Para la coautora del informe, el flujo de financiamiento estatal chino es un arma de doble filo. “En países que tienen buenas instituciones para manejar estas deudas puede ser algo muy bueno porque China da el dinero muy rápido y con menos requisitos”, asegura.

Sin embargo, en casos como el de Venezuela y Ecuador, el resultado final han sido altísimos niveles de deuda, siendo más preocupante la situación venezolana, ya que en Ecuador al menos se han utilizado los préstamos para proyectos de infraestructura. En cambio, explica Myers, el resultado en Venezuela han sido altos niveles de corrupción, el mal uso o la total desaparición de los dineros”.

LEA LA NOTA ENhttp://www.france24.com/es/20180418-china-financiamiento-america-latina…

 

 

Tipo de registro